27 de febrero de 2010

TRIBUTO A BAJOFONDO TANGO CLUB...


Aunque Bajofondo fue pionero de lo que se conoció en todo el mundo bajo el nombre de "tango electrónico", ellos no consideran que esa definición sea apropiada para su música. Gustavo Santaolalla concibió este proyecto hace ya cinco años junto a Juan Campodónico, con la idea de reunir un colectivo de artistas argentinos y uruguayos dedicados a crear una "música contemporánea del Río de la Plata".

El proyecto, que apareció bajo el nombre de Bajofondo Tango Club, inicialmente fue una alianza de productores, músicos y cantantes que tomó forma en el estudio de grabación, proceso que culminó con la aparición de su primer álbum. Con el paso del tiempo y las múltiples giras, esta unión de artistas con destacadas trayectorias individuales se fue convirtiendo en una auténtica banda, cuyas actuaciones en vivo causan sensación en todo el mundo. Y a medida que la música de Bajofondo crece, evoluciona y se expande, la denominación "tango electrónico" resulta cada vez más insuficiente.

Gustavo Santaolalla tiene una explicación muy concreta para esto: "A nosotros no nos gusta la etiqueta de 'tango electrónico ', porque no consideramos que lo que hacemos sea tango ni electrónica. Creemos que hacemos música del Río de la Plata, y que si querés hacer una música que represente el sonido actual de lugares como Buenos Aires y Montevideo –al menos para nosotros-, obviamente géneros como el tango, la murga, la milonga y el candombe van a estar presentes, porque forman parte del mapa genético-musical de ese lugar del mundo. Pero también forman parte de ese mapa, y de la historia de ese lugar, los 40 años de rock argentino y uruguayo, el hip hop y la electrónica."

Su primer trabajo, Bajofondo Tango Club, fue también el primer lanzamiento de VIBRA, la división de SURCO dedicada a investigar en el campo de la electrónica y sus intersecciones con las diversas vertientes de la música latinoamericana. El álbum, que se editó en Noviembre de 2002, cuenta con una extensa lista de invitados, donde se destacan las participaciones de Jorge Drexler, Adriana Varela, Cristóbal Repetto, Adrián Iaies, Didi Gutman y Pablo Mainetti, entre otros.



Bajofondo Tango Club rápidamente causó un revuelo en la Argentina y en todo el mundo con la originalidad de su propuesta, sus temas escuchándose por igual en clubes y milongas. El trabajo se hizo acreedor al prestigioso Premio Gardel al "Mejor Álbum de Música Electrónica" en Argentina –donde alcanzó la categoría de Triple Platino- y ganó un Grammy Latino como "Mejor Álbum Instrumental Pop". El álbum lleva vendidos más de 300.000 ejemplares en todo el mundo. Después de agotar localidades en el Teatro Oriente (Chile), el Teatro Ateneo (Argentina) y la Sala Zitarrosa (Uruguay), el colectivo fue invitado a participar en los festivales Pirineos Sur (España), Creamfields (Argentina) y Mostra Sesc (Brasil).

Reflejando la idea de Bajofondo como un colectivo bajo el cual los integrantes desarrollan también sus propios trabajos, en 2004 Luciano Supervielle –el integrante más joven del grupo- edita su álbum solista, Supervielle, presentado por Bajofondo Tango Club y producido por Gustavo Santaolalla y Juan Campodónico. Además del "elenco estable" de Bajofondo, el álbum cuenta con las participaciones de Lágrima Ríos, Fernando Cabrera, Adriana Varela, Daniel Melingo, Cristóbal Repetto y los rappers Contra Las Cuerdas, entre otros.

Sus interpretaciones de "No Quiero Otro" (de Piazzolla-Ferrer) y "Mateo y Cabrera", que utiliza un sample del legendario cantautor uruguayo Eduardo Mateo, homenajean algunas de sus principales influencias de ambas márgenes del Río de la Plata. Supervielle ganó un nuevo Premio Gardel como "Mejor Álbum de Música Electrónica". La inolvidable presentación del álbum en el Teatro Solís de Montevideo se editó en 2006 en el DVD Bajofondo Tango Club presenta: Supervielle en el Solís , bajo la dirección de Pablo Casacuberta, que documenta ese evento irrepetible con estupenda calidad de imagen y sonido

En 2005 se edita Bajofondo Remixed, compuesto por remixes de temas pertenecientes a los álbumes Bajofondo Tango Club y Supervielle, realizados por DJs europeos, uruguayos y argentinos en Buenos Aires, Montevideo, Córdoba, París y New York. El disco incluye remixes de Alexkid, Romina Cohn, Marcello Castelli, Capri, Lalann, Bad Boy Orange, Mercurio, OMAR, Boris Dlugosh, Twin, Calvi & Neil, Androoval, Nortec y Zuker, entre otros. Bajofondo Remixed obtiene un Premio Gardel como "Mejor Álbum de Música Electrónica", que se suma a los obtenidos anteriormente por Bajofondo Tango Club y Supervielle.

Durante las últimos cinco años, Bajofondo ha girado incesantemente por todo el mundo, participando en los principales festivales de world music y electrónica del mundo como el Roskilde en Dinamarca, el Womad en Inglaterra, el Cactus Festival en Bélgica, el Pirineos Sur Festival en España, el Pohoda en Slovaquia, como también en aproximadamente 15 países de la unión europea. La banda ha girado dos veces por Estados Unidos, culminando su tour 2006 en el prestigioso Lincoln Center de NY. Durante el año 2007, Bajofondo se ha presentado en Londres (en el legendario Barbican Center), Bruselas, Amsterdam y Río de Janeiro.

Con el correr de las giras y el consecuente afianzamiento de Bajofondo, lo que en un comienzo era una combinación de programaciones y samplings con instrumentos acústicos y eléctricos – con cierta preponderancia de lo primero-, pasó a convertirse en una banda donde prácticamente todo es interpretado en vivo, con sólo un porcentaje mínimo de secuencias y programaciones. En la actualidad, Bajofondo es una banda de ocho integrantes, con siete músicos y una VJ que dispara imágenes en tiempo real junto con la música.

Consecuentemente con la expansión musical del grupo, que comenzó a integrar también elementos del folclore latinoamericano en sus presentaciones, al llegar el momento de encarar su nuevo álbum ellos decidieron prescindir del "Tango Club" para abreviar su nombre simplemente a Bajofondo. El cambio en la denominación, más inclusiva y con un impacto inmediato, es fiel reflejo del camino seguido por la música de Bajofondo.

Su nuevo álbum, Mar Dulce, fue grabado en tiempo real, con todos los integrantes tocando juntos en el estudio como si fuera un grupo de rock o de jazz, un proceso radicalmente diferente al seguido para el primer disco. El álbum es un fiel reflejo de la mutación que ocurrió en la banda, donde hoy en día hay un 20% que es programado y un 80% que es tocado. Incluso las cuerdas fueron interpretadas en esta ocasión por una sección dirigida por Alejandro Terán, a la manera de una orquesta de tango, con cuatro violines, dos violas y un cello.

Mar Dulce, cuya aparición está prevista para Septiembre, representa un nuevo salto cualitativo en la evolución de Bajofondo. El álbum se grabó en Buenos Aires, Montevideo, Los Angeles, New York, Tokyo y Madrid, y la multiplicidad de locaciones refleja el atractivo cosmopolita de Bajofondo, lo mismo que la ecléctica lista de invitados: éstos incluyen al extraordinario cantante y compositor británico Elvis Costello, la rapera española Mala Rodríguez, la cantante canadiense de origen portugués Nelly Furtado, el virtuoso bandoneonista japonés Ryota Komatsu y una serie de artistas rioplatenses cuyos orígenes recorren todo el arco que va de la tradición a la vanguardia.

Entre los uruguayos, participan desde la gran Lágrima Ríos (en lo que fuera su última grabación) y el guitarrista Toto Méndez (quien fuera director musical del cuarteto de Alfredo Zitarrosa) hasta el dúo electrónico OMAR y el vocalista Fernando Santullo, ex-Peyote Asesino, grupo del que también formaba parte Juan Campodónico. Entre los argentinos, aparece Gustavo Cerati, quien en los 80 liderara Soda Stereo, el grupo de rock más popular de América Latina, actualmente exitoso cantante solista, y Juan Subirá, tecladista y compositor de Bersuit, uno de los grupos más populares del rock argentino, que en Mar Dulce hace una sorprendente aparición como cantante, revelando otra faceta de su talento.

Sin embargo, hay algo que unifica artistas de tan variados orígenes, nacionalidades y generaciones, y es un sentimiento difícil de traducir en palabras. Si alguien definió el tango como "un sentimiento triste que se baila", en la música de Bajofondo podríamos ampliar la definición a "un sentimiento que se puede escuchar y bailar". Se trata de algo intangible, cierta melancolía que tiene que ver con lo existencial pero también con el arrabal de las ciudades, lo que Santaolalla gusta llamar "tango cósmico". Y ese sentimiento podemos encontrarlo tanto en Elvis Costello como en la Mala Rodríguez.

Aunque los cambios en el grupo son evidentes para cualquiera que escuche Bajofondo Tango Club y Mar Dulce también hay una estética bajo fondista que permanece constante. No hay leyes escritas para la música de este grupo, que sigue evolucionando, pero sí hay ciertos parámetros que aparecieron en el primer álbum, continuaron en Supervielle y ahora también en Mar Dulce.

Como todo género que se vuelve una especie de moda, el llamado "tango electrónico" desarrolló sus propios clichés, y eso es precisamente lo que Bajofondo intenta evitar a toda costa. Por el contrario, Santaolalla, Campodónico, y todo el grupo, continuamente están tratando de encontrar y refinar un lenguaje, trabajando muchísimo en la elección de los beats, de las líneas de bajo, elementos que están presentes desde el primer álbum. Si bien es un lenguaje en constante evolución al que siempre están agregando nuevos ingredientes, hay una estética y una búsqueda personal que se mantiene desde el comienzo.

Lo evidente es que lo que ellos gustan denominar "escuela bajofondista" alcanza una nueva cumbre en Mar Dulce, donde esos parámetros estéticos se han profundizado, a la luz de la nueva dinámica del grupo y la creativa interacción entre sus integrantes, produciendo nuevas joyas como "Pa ' Bailar" (donde el compas del tango y el beat del rock se intersectan en una comunión irresistiblemente bailable), "Fairly Right" (un feliz encuentro de melancolía tanguera y melodicismo Beatle, con la voz de Elvis Costello) y "Don Alfredo" (donde Bajofondo incursiona en la milonga oriental, homenajeando a Zitarrosa con la participación de quien fuera su guitarrista, Toto Méndez), entre muchas otras destinadas a convertirse en nuevos clásicos de su repertorio.

La formación de Bajofondo es:
Gustavo Santaolalla: guitarra, percusión, voz, coros.
Juan Campodónico: programación, beats, samples, guitarra.
Luciano Supervielle: piano, teclados, scratch.
Javier Casalla: violín.
Martín Ferrés: bandoneón.
Gabriel Casacuberta: contrabajo, bajo eléctrico.
Adrián Sosa: batería.
Verónica Loza: VJ, voz
FUENTE: lacantora.com - 10musica.com

.

.