21 de junio de 2009

Dormir siesta, mejora el rendimiento psicosocial de los niños


No todos los niños de entre 4 y 5 años duermen siesta y los que no lo hacen tienen un menor rendimiento psicosocial.

Esa es la conclusión de un equipo de investigadores que presentó los resultados de un estudio en Seattle durante SLEEP 2009, una reunión anual de expertos en sueño.

El estudio no respondió específicamente por qué algunos niños dejan de dormir siesta después de cumplir 4 años, aclaró vía correo electrónico a Reuters Health el autor principal, doctor Brian Crosby, de la Pennsylvania State University, en University Park.

"Como anécdota, las familias de los niños que no dormían siesta dieron varios motivos por los que habían dejado de hacerlo. Algunos, por ejemplo, lo habían hecho naturalmente; a varias familias no les gustaba que sus hijos durmieran siesta porque interfería con el sueño nocturno y las agendas de otras familias estaban tan cargadas que no había tiempo", indicó.

El equipo analizó el efecto de la siesta sobre una muestra de 62 niños; el 23 por ciento había dejado de dormirla.

A pesar de que el sueño total en 24 horas no varió entre los niños que dormían y no dormían siesta, las pruebas conductuales que realizaron los cuidadores revelaron que los que no dormían a la tarde tenían muchos más síntomas de hiperactividad, ansiedad y depresión.

"Los resultados del estudio están correlacionados y no nos permite sacar conclusiones causales sobre la dirección de esas relaciones", señaló Crosby.

"Podría ser que los niños sean más hiperactivos, irritables, etc., porque no duermen siesta, o que no logren tranquilizarse para poder dormir una siesta porque son más hiperactivos, irritables, etc. Eso es algo que deberían indagar futuros estudios", agregó el autor.

Con todo, según Crosby la siesta podría ser importante para mejorar el rendimiento diurno en niños en ese período del desarrollo.

Por ahora, el investigador recomendó que los pediatras les pregunten a los padres si sus hijos en edad preescolar duermen siesta o no y que tengan en cuenta la respuesta con el tiempo total de descanso y la calidad del sueño al estudiar posibles problemas del sueño o el rendimiento diurno.

1 comentario:

Varth Deider dijo...

No solo en los niños. A los adultos también nos sería muy útil y reconfortante una ruquita de confianza. Y de hecho, en algún lado leí que hay estudios que avalan esta posición.

.

.