26 de mayo de 2009

“El primer grito fue en Quito”...


Ecuador y su capital, Quito, celebrarán el bicentenario del Primer Grito de la Independencia el próximo mes de agosto. Pero Bolivia ya se adjudicó ese hito este lunes al celebrar su propio bicentenario. Entonces, si a simple vista parece haber dos fechas, ¿cuál es el verdadero y primer grito emancipador de América?

Esa fue la pregunta que se hicieron la mayoría de los ecuatorianos que escucharon las declaraciones del presidente de Bolivia, Evo Morales, en una rueda de prensa donde explicó los motivos de su fugaz visita a la capital ecuatoriana para acompañar a sus colegas Rafael Correa y Hugo Chávez en la conmemoración de los 187 años de la Batalla de Pichincha, fecha en que Ecuador declaró su independencia.

"Estas fechas son importantes... nosotros en Bolivia celebraremos mañana el primer grito de la independencia en América", dijo Morales.

Los ecuatorianos levantamos las cejas, nos miramos los unos a otros, nos reacomodamos un poco en los asientos y seguimos escuchando, pero en nuestras cabezas nos hacíamos la misma pregunta: "¡¿Pero cómo?! ¡Si el primer grito de la independencia fue en Quito!".

El primer grito de la independencia ocurrió en Quito el 10 de Agosto de 1809: eso es una verdad intocable de acuerdo a nuestros abuelitos, a nuestros profesores de historia de la escuela y a muchos libros editados en este país.

En Ecuador, cada 10 de agosto se celebra la ocasión con pompa y tradicionalmente se escogía dicha fecha para la posesión presidencial, por lo que en sus discursos de rigor siempre había un momento para hacer referencia a los próceres y patriotas que se levantaron "en contra del yugo español".

Ser los primeros en estas latitudes es un tema sensible, una razón indiscutible que se inculca desde muy temprano, ya sea en el himno nacional, en los símbolos patrios o en las constantes discusiones de los historiadores locales que tratan por todos los medios de buscar la manera de decir que aquí estuvieron los rebeldes que gritamos más duro.

¿Qué pasó?
En las tempranas horas del 10 de agosto de 1809 un grupo de criollos, terratenientes y militares sediciosos sitiaron la casa de gobierno en la ciudad de Quito e informaron al presidente de la Real Audiencia de Quito que lo relevaban de su cargo y lo obligaron a renunciar.

Horas después estos "patriotas" formaron una Junta Suprema que gobernaría interinamente como representante del "legítimo soberano, el señor don Fernando VII, mientras su Majestad recupere la Península o viniere a imperar en América", como consta en el acta original.

A este evento algunos historiadores lo llaman "El Primer Grito de la Independencia en Hispanoamérica", no tanto por el interés de librarse de la monarquía sino por el hecho de haber formado un gobierno autónomo que tuvo un ejercicio real.

Literalmente no es el primer grito
"Las primeras intentonas por constituir juntas, como las que se dieron en Chuquisaca y La Paz ocurrieron antes de lo que sucedió en Quito", reconoce el historiador ecuatoriano Vladimir Serrano, y agrega: "Incluso en Venezuela hubo intentos".

"Pero la diferencia con Quito es que no hay una adhesión a esa proclama y por lo mismo no alcanza a constituirse en un gobierno autónomo".

"En cambio el 10 de agosto de 1809 en Quito se proclamó la independencia, hubo adhesión de las tropas acantonadas en la ciudad y se procedió a nombrar una junta que tuvo un ejercicio real por el espacio de un mes" dice Serrano.

"Si no es literal, es el primero que efectivamente se sostiene por el espacio de tres años".

Quito, al igual que Sucre en Bolivia esta semana, prepara grandes celebraciones por el bicentenario de su grito independentista.

Y entonces, tal como ocurrió en Sucre, se llenarán las calles para conmemorar el momento en el que, hace doscientos años, estos lugares decidieron tomar las riendas de su propio destino como pueblos soberanos.

.

.