28 de mayo de 2009

Un nuevo hogar para niño de Slumdog...


La fundación que creo en India el director de Slumdog Millionaire (2008), Danny Boyle, ha comprado una casa para uno de los niños protagonistas de la película.

Boyle, quien se encuentra estos días en Bombay, informó a Azharuddin Mohammed Ismail que será realojado próximamente, días después de que su casa fuera derribada por las autoridades municipales.

El director británico, quien ha sido acusado de no ayudar lo suficiente a los niños que participaron en su película, culpó a los medios de generar la polémica.

El realizador dijo que también espera encontrar antes de que empiece la temporada del monzón una casa para Rubina Ali, una de las niñas protagonistas de Slumdog Millionaire.

"Se les dio acceso a un mundo extraordinario y 'glamouroso', y comprensiblemente quieren que sus vidas se transformen completamente", señaló Boyle.

Poco después de terminar la película, el director y el productor Christian Colson crearon la Fundación Jai Ho, cuyo objetivo es ayudar económicamente a los niños de la cinta ganadora de ocho premios Oscar hasta que cumplan 18 años.

"Las viviendas nos preocupan. Esa es una de las razones por las que constituimos la fundación", dijo Boyle.

Uno de los responsables de Jai Ho dijo que el apartamento en el que vivirá Ismail es "cómodo" y está situado "en un buen barrio cerca de su escuela".

En febrero, la autoridades dijeron que darían dos apartamentos a los niños, pero las familias de los menores no han vuelto a saber nada más del tema, explicó el padre de Rubina Ali.

"Han pasado cinco o seis meses. Todo se puede conseguir en Bombay si se tiene dinero. Si quisieran podrían conseguirnos una casa en dos días", dijo.

A principios de mayo las autoridades demolieron las viviendas de los pequeños.

Cuando derribaron la casa de Ismail, el funcionario municipal Uma Shankar Mistrty dijo que las autoridades tan sólo habían destruido casas ilegales que habían sido levantadas recientemente y que se encontraban en un área en la que debe construirse un parque público.

.

.