21 de mayo de 2009

NO SIRVEN LAS ESTADISTICAS...


Qué a Boca la Copa le sienta bien de eso nadie lo duda. Basta con recurrir a las estadísticas para comprobarlo.
Sin embargo todas las rachas en el fútbol están para ser quebradas y esta no fue la excepción. Boca perdió luego de seis años, 2.219 días y 25 partidos.
Y no fue una derrota más. Ya que Defensor Sporting lo dejó sin la posibilidad de ganar la edición número 50 de la Libertadores y casi obligado a ganar el próximo Apertura si es que en el 2010 quiere jugarla otra vez.
Fue la noche fatídica ante Paysandú cuando el Boca de Bianchi perdió por última vez en Libertadores en la Bombonera. Sin embargo es imposible comparar aquella derrota del 24 de abril de 2003 con esta ante los uruguayos. Ese equipo sacó chapa en la revancha y no sólo eliminó al débil equipo brasileño, sino que además al final se consagró campeón. Desde aquella vez que Boca no conocía la derrota. Es más, en los 25 partidos que siguieron, el Xeneize sólo resignó tres puntos. Es decir que en su mítico estadio, cosechó el 92% de los puntos en los últimos seis años. Pero se acabó, Defensor lo eliminó en octavos de final y ahí también hay otro dato que ingresará en la historia...
Veinte años transcurrieron de la última eliminación en esta instancia de Boca y en su cancha. Fue Olimpia de Paraguay quien le pegó una tremenda bofetada en la Libertadores de 1989. El 5-3 conseguido por el equipo que en ese entonces dirigía el Pato Pastoriza, obligó a definir quien pasaba de ronda desde los penales. Y ahí se despidió el Xeneize. Almeida le atajó el penal número 18 de la serie a Richard Tavares y se terminó el sueño copero.Ahora la historia otra vez lo cachetea. Boca se despidió demasiado rápido de la Libertadores y se vienen días de cambio. ¿Comenzarán por el entrenador?

1 comentario:

BarceByron dijo...

PERO PORSUPUESTO QUE HAY QUE EMPEZAR POR EL ENTRENADOR !!!!!!!!!!!!!
A ISCHIA LE QUEDO GRANDE EL BANCO DEL BOCA JUNIORS.....
CABREADO MAN....NO INSULTO PORQUE EN ESTE BLOG NO SE DICEN "MALAS PALABRAS"

.

.